Rutas fáciles desde Covadonga

Como la mayoría de la gente que viene a Picos de Europa no está ni capacitada ni interesada en ascensiones a los Picos más altos, os vamos a decir unas pequeñas rutas que se pueden hacer desde Covadonga.

El Mirador de Rey.

Ya en Lagos de Covadonga, por la parte oeste del Enol, sale una pista de tierra por el collado de Les Velleres. Hay unos 4 km hasta Pan de Carmen.

Este paseo transcurre al lado de la vereda del Lago Enol y es muy fácil. Allí veremos un refugio para los alpinistas y los pastores que aún hay por toda  esta zona. Muy cerca se encuentra una pequeña iglesia donde el 25 de Julio se celebra una romería en honor a los pastores de Picos de Europa.

Covadonga

El Mirador de Príncipe

En dirección opuesta, dentro de los lagos de Covadonga, podemos ir hasta el mirador del Príncipe.

El sendero sale desde la orilla del lago Enol por un paraje que se conoce con el nombre del Escalareu y que llega hasta la majestuosa Vega de Comeya. Esta vega fue casi con seguridad un lago y debió de ser impresionante ya que tiene más de 1 km de longitud de lado a lado. Este paseo se hace en menos de media hora.

 

Historia de Covadonga

Dice la leyenda de Covadonga que el rey Pelayo fue elegido en un sitio llamado del Repelao (Que significaría del rey Pelayo). Aquí está un obelisco que levantaron los duques de Montpensier una vez que visitaron la zona allá por el año 1850.
La Santa Cueva está excavada en las rocas del monte Auseva. La historia dice que fue aquí donde el rey Pelayo consiguió la fortaleza para acabar con los sarracenos, fenómeno que luego continuaría con la reconquista de Asturias y toda la zona cantábrica.

Para llegar a la cueva, partimos desde Mestas de con dirección a los Lagos de Covadonga. Una vez llegamos, hay una escalera interminable  con más de cien escalones (104) donde vemos con que fervor se lo toman algunos fieles subiendo las escalera de rodillas.

Covadonga

En Covadonga se encuentra un sarcófago donde se cree que está enterrado el rey junto con su esposa y su hermana.

Hay que decir que en Covadonga (uno de los símbolos de Asturias) fue donde se apareció la virgen para arengar a los luchadores del bando cristiano y para darles ánimos y que consiguieran al fin ganar la batalla.

Lamentablemente, la imagen de la santina  fue destruida en un incendio en el siglo XVIII y la que se puede ver en la actualidad es el fruto de dos creaciones posteriores.